Mario Trejo | Orgasmo

Ha llegado la hora.
Confesaré.
Daré datos precisos.
No mentiré.
No caeré en contrabando.
Tomaré todas las drogas.
Acataré lo sagrado y lo profano
su único hijo
nuestro dolor.
No codiciaré la muerte del prójimo.
Me revolcaré sólo de amor.
La noche, sabemos, etcétera, etcétera, etcétera.
El alba
ya lo dije
es oficio de sobrevivientes.

            Orgasmo, Parte 10.

Mario Trejo nació en 1926. Además de poeta, fue dramaturgo, guionista de cine y periodista. Colaboró en varias revistas literarias, Contemporánea, Luz y sombra, Ciclo, Cinedrama (creada por él en 1953), Poesía Buenos Aires y Letra y línea; además trabajó como periodista especializado en literatura, arte y espectáculos en Confirmado y Primera plana. Junto a Alberto Vanasco, en 1948 escribió la obra No hay piedad para Hamlet, con la que obtuvo El Premio Municipal y el Premio Nacional Florencio Sánchez. En 1964 recibió en La Habana, Cuba, el Premio Casa de las Américas por su obra El uso de la palabra. En la década del setenta se radicó en España y fue editor y corresponsal de importantes publicaciones europeas. Astor Piazzola musicalizó varios de sus poemas que fueron interpretados por músicos de distintos países. Entre 1989 y 1991 residió en México, Guatemala y Estados Unidos. En 1990 tradujo junto a Allen Ginsberg poemas de Nicanor Parra. En 2008 la Fundación Argentina para la Poesía le otorgó el Gran Premio de Honor. Sus principales libros de poesía publicados son: Celdas de sangre (1946), El uso de la palabra (1964), La pena capital (1980), Orgasmo y otros poemas (1989), Los pájaros perdidos (2010). Ley de vida es un trabajo inédito hasta la presente publicación. Cabe destacar que el poeta sentía especial admiración por su autor, René Magritte. Mario Trejo falleció en Buenos Aires en 2012.

En una hermosa introducción a Los pájaros perdidos (Ed. Continente, 2010) Guillermo Saccomanno dice "[Mario Trejo] se destacó por una implacable lealtad con una poesía que, corrosiva, desconfía de su instrumento, la palabra, y la pone en cuestión: 

"La palabra lobo no muerde. / El que muerde es el lobo. / La palabra no muerde./ el que muerde es el poeta".

Saccomanno recuerda palabras de Trejo en El combate verbal " La poesía corre siempre el riesgo de cometer incesto con la magia y la religión. Cuando la transgresión se consuma, se convierte entonces en una poesía esotérica, un rito de iniciación en el cual las palabras son a la vez velo y vestíbulo de una verdad que está mas allá , en otra parte que no conocen las palabras (...) El acto de crear es la experiencia más cerca a la mística, que es por definición, no verbal (...) para que la ostra vuelva a abrirse y permita la esperanza de una perla es necesario, entonces creer. Creer en la experiencia literaria."

Lo que cuenta en Trejo es una escritura que responde, como pocas, a la urgencia  y la voracidad de un destino "poético" llevado a fondo: 

"Escribo al dictado./ No me disculpo./ Hay poco tiempo". Así Trejo atiende a una necesidad salvaje de búsqueda "La mejor manera de esperar es ir al encuentro"

Mario Trejo | Orgasmo Mario Trejo | Orgasmo Reviewed by Puro Verso on 1/28/2021 Rating: 5

No hay comentarios.:

También te puede interesar:

Con tecnología de Blogger.